Extracción de quistes de milium y limpieza facial médica

Es frecuente encontrar personas que presentan en su rostro pequeños puntos blancos sobreelevados, del tamaño de una cabeza de alfiler, sobre todo en la zona de pómulos, mejillas y párpados. Estos puntitos son conocidos medicamente con el nombre de quistes de millium, y se deben a la obstrucción del folículo pilosebáceo por un exceso de queratina. El Dr. Adolfo Planet trata con satisfacción de sus pacientes estas molestas irregularidades de la piel.

quistes de millium

ANTES y DESPUÉS de la sesión

 

En los adultos, las causas de que aparezcan pueden estar relacionadas con la exposición solar, antecedentes de acné, hábito tabáquico y/o falta de la higiene adecuada, entre otros.

A los pacientes les resultan sumamente antiestéticos, pues ni siquiera el maquillaje de cobertura los camufla, y hacen relieve sobre la piel.

El tratamiento consta de dos pasos:
• PASO 1: Vaciado del contenido de los quistes utilizando una aguja o electrocuagulador y a continuación un sacacomedones. El tratamiento es rápido, indoloro, no requiere anestesia y en una sesión se pueden eliminar todos los quistes de la zona. El paciente sale de la consulta con un puntito rosado donde estaba cada lesión que desaparece en pocas horas y que puede disimular perfectamente con el maquillaje.
• PASO 2: Para evitar que se vuelvan a reproducir, el médico estético ha de instaurar un tratamiento que el paciente debe realizar en casa y que consistirá en una higiene con los productos adecuados (jabones, scrubs, etc) así como el uso de cremas con AHA, fotoprotectores, corrección de desequilibrios alimentarios, etc. También se recomienda completar el tratamiento con peelings médicos cada 15 días (al menos 6 sesiones) de ácido salicílico (LHA) o con ácido glicólico a altas concentraciones (70%).
• PASO 3: En los casos en los que vuelvan a aparecer se puede proceder a volver a extraer los quistes tantas veces como sea necesario.

RECUERDE: El tratamiento de los quistes de millium solo lo puede realizar un médico, pues las esteticiens y peluqueras no están autorizadas legalmente a utilizar el electrocoagulador médico o las agujas hipodérmicas. La extracción de los quistes en un establecimiento sin la asepsia adecuada puede dar lugar a una infección y a cicatrices y secuelas antiestéticas. El diagnóstico y tratamiento de lesiones dermatológicas como el acné y los quistes de millium deben ser realizados por un médico.

LIMPIEZA FACIAL DIARIA EN CASA:  ¿QUÉ PRODUCTOS SON LOS MEJORES?

La limpieza y el cuidado de la piel constituyen un hábito importante en nuestra vida diaria y ha dejado de tener un objetivo puramente funcional de eliminación de suciedad de la superficie cutánea para pasar a tener un significado cosmético, que va mas allá de lo puramente higiénico. El agua por si sola no es suficientemente eficaz para conseguir una correcta limpieza de la piel, por lo que se le asocia una serie de sustancias de origen químico cuya base son los tensioactivos, que son las sustancias que realmente la limpian.

El mercado está saturado de productos de limpieza cutánea con diferentes presentaciones, colores, olores e ingredientes, a fin de aportar el mayor beneficio para cada tipo de piel y una mayor aceptabilidad por la persona que los usa.

Desde un punto de vista dermocosmético los productos de limpieza cutánea deben ser capaces de eliminar a la vez:

1. Sustancias hidrosolubles, como restos de sudoración.
2. Sustancias liposolubles, como la grasa de origen epidérmico y glandular, los restos de descamación celular, cremas cosméticas, maquillaje…
3. Restos bacterianos y agentes externos contaminantes lipo o hidrosolubles depositados en la superficie cutánea.

Para la limpieza facial, dejando aparte los jabones y syndets, se usan básicamente dos cosméticos de higiene de superficie:

1. Leche limpiadora: suele ser una emulsión de aceite en agua (o/w) de muy poca viscosidad, con forma líquida y cuya finalidad es la limpieza del cutis, sustituyendo al agua y al jabón. Permite una limpieza suave y eficaz de la cara, eliminando al mismo tiempo el maquillaje. Contiene agentes tensioactivos de síntesis en cantidad suficiente para emulsionar la suciedad presente en le superficie cutánea. La fase grasa compuesta por hidrocarburos (aceite de vaselina, perhidroescualeno…) asociados a aceites vegetales (almendras dulces, jojoba…), esteres grasos (miristato o palmitato de isopropilo), ceras (lanolina, cera de abejas…) y ácidos grasos ( cetílicos, esteáricos), eliminan las impurezas liposolubles. La fase acuosa (70-80 %) elimina las impurezas liposolubles y está constituida por agua purificada, agua destilada, humectantes (glicerol, propilenglicol, sorbitol) y conservantes.
La leche limpiadora ideal debe tener un pH ácido similar al de la piel, no deslipidizar en exceso ni engrasar excesivamente, no irritar ni sensibilizar, debe ser bien tolerada por todos los tipos de piel adecuando su formulación al tipo de piel, debe ser liquida o licuable a temperatura corporal, poseer un buen poder de arrastre, ser fácilmente eliminable (con agua, algodón húmedo o mediante tónico facial) y por supuesto un aspecto, una presentación y un olor agradable y atrayente.
2. Tónico facial: se aplica inmediatamente después de la leche limpiadora. La finalidad de su aplicación es doble, en primer lugar limpiar el cutis arrastrando restos de leche limpiadora, restos de maquillaje y partículas de suciedad. Y en segundo lugar, según los ingredientes que contenga tendrá una función correctora como astringente, rubefaciente, antiinflamatoria…
Los tónicos faciales son cosméticos de transición que preparan la piel para la aplicación de otros cosméticos, ya sean de corrección (emulsiones hidratantes) o de embellecimiento (maquillajes). Sus efectos son transitorios y proporcionan una agradable sensación de frescor.

Los tónicos faciales son soluciones acuosas o hidroalcohólicas compuestas por extractos de plantas como el tilo o la hamamelis y aguas florales (agua de rosas, agua de flor de naranjo). Entre los extractos de plantas más empleados encontramos la manzanilla por sus propiedades antiinflamatorias y bactericidas, el agua de amaleéis por su poder astringente, el limón, la malva, el pepino, etc.

Últimamente han salido al mercado unas toallitas limpiadoras que sustituyen a ambos productos, pudiéndose emplear incluso en el área ocular. No obstante su comodidad de aplicación, no es recomendable el uso continuado de las mismas, siendo mejor opción la limpieza clásica de la piel con leche limpiadora y tónico facial o en sustitución de éstos los syndets para el lavado de la piel.

 

Quiero una primera cita informativa GRATUITA con el Dr. Adolfo Planet