Tu eliges lo que comes Valencia

Eres tú el que eliges lo que comes

El Dr. Carlos Casabona (pediatra) ha publicado el libro Tú eliges lo que comes (Ed. Paidós) en enero de 2016. Es un texto divulgativo que describe y explica el ambiente obesógeno en el que nuestra sociedad está inmersa y que está dando lugar a que el problema del sobrepeso y la obesidad esté adquiriendo unas proporciones nunca antes dadas en la historia de la humanidad, tanto en adultos como en niños. Yo recomiendo este libro a mis pacientes de pérdida de peso (Método Pronokal, PnK, dietas hipocalóricas, etc.) pues contribuye a tomar conciencia de que cada uno de nuestros actos de compra en el mercado o en el supermercado es una elección que va tener unas consecuencias directas sobre nuestra salud, tanto en términos positivos como en negativos.

Una vez que mis pacientes llegan a su peso deseado, es importante consolidar los cambios que hemos ido promocionando en su proceso de reeducación alimentaria: el objetivo final de cualquier tratamiento de pérdida de peso es que el paciente mantenga su peso final y sea capaz de integrar con normalidad hábitos nutricionales sanos, tanto para él como para su entorno (hijos a su cargo, padres, amigos, etc.)

Tu eliges lo que comes Valencia

Tu eliges lo que comes Valencia

El Dr. Casabona proporciona ejemplos de cómo la industria alimentaria diseña productos de escaso valor nutricional pero alta densidad calórica (ricos en grasas, azúcar oculta y sal) y además baratos: estos alimentos altamente procesados tienen amplios márgenes de beneficios para la industria sobre los alimentos naturalares, por lo que son promocionados y su consumo animado. Ejemplos de estos productos son:

  • Zumos industriales
  • Cereales azucarados
  • Refrescos azucarados y bebidas energéticas
  • Bollería industrial
  • Lácteos azucarados
  • Snacks para picar: rosquilletas, ganchitos, papas fritas, galletitas, etc.
  • Salsas industriales: mayonesa, ketchup, mostaza, ali-oli, etc.
  • Carnes procesadas: hamburgesas, preparados de costillas, oreparado de fiambre de pollo o pavo, etc.
  • Pescados procesados: hamburgesas de pescado, palitos de cangrejo, baritas de merluza, etc.

El resultados es que nos encontramos con personas obesas pero malnutridas, es decir, con un sobrepeso de mayor o menor grado pero sin tener cubiertas sus necesidades básicas en cuanto a nutrientes de calidad. La promoción de la fruta y la verdura no interesa a la industria alimentaria, pues son alimentos caros, de menores márgenes de beneficios.

El resultado de este ambiente obesógeno es que esta será la primera generación de humanos cuya esperanza de vida, gracias a las tasas de sobrepeso y obesidad y sus enfermedades relacionadas (hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes), será inferior a la de las generaciones anteriores.

Dr. Adolfo Planet